Sistemas de Gestión Energética

La necesidad de mejorar la eficiencia energética de las empresas, el ahorro energético y la disminución de gases que provocan el cambio climático hacen imprescindible el diseño, implantación y mantenimiento de un Sistema de Gestión Energética (SGE).

QUE ES

Un SGE es el conjunto de actuaciones planificadas, encaminadas a reducir el consumo de energía sin alterar los niveles de producción (en centros industriales) ni las condiciones de uso y confort (en edificios). Por tanto, este tipo de sistemas de gestión tienen como objetivo conseguir el máximo rendimiento energético sin afectar el nivel de prestaciones.

QUE SE OBTIENE

Mediante el control del recurso energético se obtienen mejores rendimientos en los procesos de la organización, se logran ahorros sustanciales desde el punto de vista monetario, energético y emisiones de carbono. Al optimizar el uso del recurso energético, sin sacrificar eficacia, obtenemos un aumento de la competitividad de la empresa.

En definitiva, el principal beneficio con la implantación de un SGE, es el AHORRO ENERGÉTICO Y ECONÓMICO (ahorros de más del 20 %, realizando sencillas actuaciones amortizables en un corto periodo de tiempo), MEJORA DE LA COMPETITIVIDAD (la racionalización de los consumos energéticos y la reducción de costes aumentan la competitividad), MEJORA DE LA IMAGEN EMPRESARIAL (la dotación de un SGE potencia la imagen empresarial, reforzando el perfil de empresa energéticamente responsable y reduciendo la huella ambiental de la actividad).